María José Salvador exige la convocatoria inmediata del grupo de trabajo con el coordinador del Corredor Mediterráneo, que no se ha reunido desde junio

 

La Comunitat  Valenciana ha sido maltratada en materia de inversiones en los últimos años. Así, lo de contundente lo ha denunciado la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, durante su intervención en el Fòrum Valencià pel Corredor Mediterrani, creado por la Generalitat en 2016, para coordinar iniciativas y reivindicar esta infraestructura de “vital importancia para la competitividad y la economía de la Comunitat”, y que aglutina a todos los agentes sociales y económicos del territorio valenciano.

Salvador en su intervención ha presentado los datos del informe que elabora la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de infraestructuras (SEOPAN), que actualiza todos los meses, y según el cual, demuestran que “la Generalitat es el principal motor de la obra pública en nuestra Comunitat”.  Según los mismos, existe “un grave déficit inversor del Estado en la Comunitat”, durante el periodo 2012-2017, cuyo déficit acumulado de licitaciones superaría los 1.275 millones de euros.

En este sentido, el informe al que han tenido acceso nuestros compañeros de Mediterráneo Press, el caso más extremo es el de la Comunitat Valenciana, “que presenta el mayor déficit de licitaciones ministeriales por habitante de todo el Estado en el periodo 2012-2017”. Ello supondría  que “por cada valenciano se han licitado casi 1.000 euros menos que por cada gallego o 600 euros que un cántabro”. Y añade que “se podría decir que ha sido un periodo de grave crisis que ha reducido la inversión drásticamente, como ha sido, pero la Comunitat Valenciana ha sufrido doblemente, la recibir además menos de la mitad de la media de todos los españoles”.

Esto supone un déficit acumulado de licitaciones en la Comunitat Valenciana de más de 1.275 millones de euros en el periodo de seis años respecto de la media estatal, que otras muchas autonomías no han padecido. Con esta inversión, comenzando en 2012, según el análisis de la consellera, “hoy podría ser una realidad el tren de la Costa en su totalidad, el túnel pasante de la ciudad de Valencia, la autovía de la Plana hasta el límite con  Cataluña o múltiples variantes como la de Torrevieja, Benissa, la Font de la Figuera o el puerto de Querol. Y no hablemos si se hubiese alcanzado un nivel de inversión similar al de otras comunidades autónomas como Cantabria o Extremadura. En ese caso, habría habido otros 1.500 millones extras, es decir 2.700 millones más de lo recibido suficiente para acometer otras infraestructuras necesarias”.

Esto ha supuesto, en opinión de Salvador, “un menoscabo en el sector de las infraestructuras en la Comunitat Valenciana y todo el sector productivo que lo rodea, desde el suministro de materia primas a la ingeniería, provocando una importante pérdida de empleos y bienestar social, además de la pérdida de competitividad que ha supuesto para las empresas valencianas contar con peores infraestructuras”.

Por el contrario, según el informe, la Generalitat sería la que trata más justamente a los ciudadanos. Estos datos, en opinión de María José Salvador, “demuestran que “la Generalitat es el principal motor de la obra pública en nuestra Comunidad“. Desde que el Gobierno del Botànic está al frente, “la inversión de la Generalitat es superior al 40% de toda la inversión que se hace para los valencianos, mientras que la del Estado se queda en un 30%”.

De igual manera, ha matizado que si se hace una comparativa estatal, la Generalitat realiza una inversión global de más del 9%, “cerca de lo que representa el peso de la población y renta que tenemos los valencianos, frente a la Administración central que se queda en alrededor del 5%, la mitad del que nos corresponde”.

Reunión Coordinador Corredor Mediterránero

Durante la reunión, la consellera ha hecho un repaso de los escasos avances que se han producido en esta infraestructura, que solo ha contado con la inauguración del AVE a Castelló “después de años de retrasos y promesas incumplidas”, y que “se ha hecho tarde y mal, en lugar de poner en marcha un verdadero tramo del Corredor Mediterráneo lo que se ha puesto en marcha es un nuevo tren radial que no contempla ningún avance en velocidad y que está acumulando numerosas incidencias y retrasos”.

Por ello, desde la Generalitat han pedido al Ministerio la convocatoria inmediata del grupo de trabajo con el coordinador del Corredor Mediterráneo, Juan Barios, porque, desde que el pasado mes de junio se reuniera por primera vez en Valencia, no se ha vuelto a reunir para aportar información alguna sobre la marcha de las obras y “necesitamos menos anuncios y más trabajo conjunto para que esta infraestructura avance”.

En cambio, la consellera ha puesto en valor el trabajo que se está realizando desde la Generalitat, porque desde la creación del Fòrum Valencià pel Corredor Mediterrani en marzo de 2016 se han realizado ya cinco reuniones, “situando a esta infraestructura en el centro de nuestra reivindicación y lo que es más importante, la sociedad civil nos ha acompañado para que este proyecto sea una realidad a corto plazo”.

Para Salvador, “no podemos dejar de luchar” y por eso hoy tanto los empresarios, la cámara de contratistas, AVE, la Universidad con el IVIE, y todos los participantes han compartido los datos de inversión del Gobierno de España para abordar “la necesidad imperiosa de cambiar radicalmente la situación que sufrimos los valencianos, no podemos seguir discriminados, debemos recibir un trato justo y conseguir mejorar nuestras infraestructuras y servicios”.