Tras la noticia sobre el ataque a un autobús turístico ocurrido en la ciudad de Valencia a cargo de Arràn, la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) y la Unión Hotelera de la Provincia de Valencia quieren expresar lo siguiente:

  • Valencia es una ciudad hospitalaria, abierta y democrática donde no caben actos tan lamentables como el acontecido hoy.
  • Consideramos necesario que todos los partidos políticos se pongan de acuerdo en una cosa tan clara como es la condena a cualquier forma de violencia. Es por ello por lo que exigimos por parte de todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento y, especialmente a través del alcalde como máximo representante del consistorio, una condena en firme de este hecho. Reclamamos a la administración, por tanto, que actúe de manera muy contundente contra este acto vandálico vinculado con la turismofobia.
  • El efecto conocido como turismofobia no es más que una expresión de xenofobia y como tal tiene que ser condenado de manera enérgica.
  • Tal y como venimos anunciando desde ambas entidades, la turismofobia está directamente ligada a la aparición y eclosión de pisos turísticos ilegales, cuya actividad tienen un efecto directo en la convivencia ciudadana y en el mercado de la vivienda. Es por ello por lo que pedimos, también, medidas efectivas en la defensa de los alojamientos legales y reglados. En todo caso, la situación en otros destinos turísticos como Barcelona, Palma o Madrid, dista mucho de la situación de Valencia por lo que no creemos de ninguna manera que el contexto turístico sea equiparable para justificar la aparición de este tipo de actos violentos.
  • Tanto la FEHV como la Unión Hotelera queremos reivindicar y defender el papel del turismo en nuestra sociedad y en nuestra ciudad, como sector estratégico de nuestra economía, generador de empleo y de riqueza para nuestra ciudad.