La Comunitat presenta un documento de 33 página con información económica y técnica para justifica la inclusión de dicha línea, así como la que une Madrid con Valencia

 

Las reivindicaciones para incluir en las redes tanseuropeas las líneas Sagunt-Zaragoza y Madrid-Valencia, así como la conexión con Canfranc han continuado, tal y como acordaron el pasado viernes el Consell y el Gobierno de Aragón en la cumbre de Teruel. Así, el presidente de Aragón, Javier Lambán, se ha reunido con el director de Transportes de la Comisión Europea, Herald Ruijters, y con la comisaria de Política Regional,  Corina Cretu, mientras que, por otro lado, el secretario autonómico de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, Josep Vicent Boira, y la secretaria autonómica de Modelo Económico y Financiación, Mako Mira, se han reunido en Bruselas con el subdirector general de la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea, y responsable de las redes Transeuropeas de Transporte, Jean Louis Colson, así como con diversos altos cargos de la Dirección General de Política Regional y Urbana (DG Regio), además del responsable de Transportes de la Representación Permanente del Gobierno de España ante la Unión Europea, Vicente Salvador, así como representantes del Puerto de Valencia.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, tras las reuniones mantenidas, ha asegurado que “tengo absolutamente claro que por parte de la Comisión no hay ningún problema para que el ramal Zaragoza-Teruel-Sagunto sea incluido en la próxima planificación, pero tiene que haber un cambio de actitud por parte del Gobierno de España. Es obvio que el anterior gobierno no se esforzó lo más mínimo en incluir este ramal y es fundamental que el actual ministro y gobierno tengan la actitud contraria, se comprometan con la inclusión de este ramal”.

Por su parte, el secretario autonómico de Obras Públicas, Josep Vicent Boira, ha presentado ante la Comisión Europea un informe de más de 33 páginas que recoge la información técnica y económica necesaria para justificar la pertinencia de incluir los sectores Sagunt-Zaragoza y Madrid-Valencia en los corredores de las redes transeuropeas de transporte, “unos datos técnicos y objetivos”, que, en su opinión, “la Comisión Europea se ha mostrado muy receptiva, por lo que confiamos en que durante la tramitación de la configuración de las nuevas redes básicas de transporte se incluyan los dos ramales reivindicados”.

En este sentido, ha explicado que  “no es concebible que con la nueva configuración se haya dejado aislado a un puerto de tantísima importancia como el Puerto de Valencia, que es el primero del Mediterráneo y el quinto de Europa en volumen y tráfico de contenedores”, y ha insistido que “Europa ha sido receptiva a nuestras argumentaciones y también ha confirmado que estos ramales cumplen con más del 90% de criterios que se exigen desde la Comisión para formar parte de las redes transeuropeas por lo que esperamos que esperamos que en los próximos meses esta situación pueda solventarse”.

Boira ha recordado que son ya varios los grupos parlamentarios que han anunciado la presentación de enmiendas para garantizar la inclusión de estos ramales durante la tramitación en el Parlamento Europeo, así como los contactos que el actual ministro de Fomento está manteniendo contactos al más alto nivel con la Comisaria Europea de Transportes para trasladarle también esta reivindicación.

Exclusión Zaragoza-Sagunt y Madrid-València

Hasta la fecha, como ha explicado Boira, la extensión ferroviaria de los los Corredores TEN-T en España era aproximadamente de unos 4.600 km, destacando el Corredor Atlántico con 2.026 km, el Mediterráneo ramal litoral (por València), con 1.412 km y el Mediterráneo ramal central (Madrid), con 1.164 km. En cambio, con la reforma de 2018, el Corredor Atlántico pasará a contar con 3.356 km -1.300km más-, mientras el Mediterráneo (sumando ambos trazados) no incrementará ningún kilómetro adicional.

Asimismo, ha indicado que, según fuentes del anterior Ministerio de Fomento “se solicitó la incorporación del sector Sagunt-Zaragoza, pero en el Corredor Atlántico, nunca al Mediterráneo, por lo que de esta manera Sagunt pasaba a ser Corredor Atlántico, mientras que Madrid, se convertía en Corredor Mediterráneo”. Un hecho que denota, para Boira, “cuáles son claramente las prioridades del anterior equipo del ministerio”.

Así, ha señalado que si se considera el sector Sagunt-Zaragoza parte del Mediterráneo, como el Consell entiende que debe ser, “la propuesta del ministerio de 30 de diciembre de 2017 incluyó el 92 % de los ‘candidatos’ posibles a formar parte del Corredor Atlántico y sólo el 36 % de lo susceptible de entrar en el Mediterráneo (el Sagunt-Zaragoza)”. Esto condujo a que el ministerio solicitara ampliar el Corredor Atlántico en 1.900 km y sólo en 329 km el Mediterráneo -si consideramos así el Sagunt-Zaragoza-“.

En este sentido, Boira ha criticado que aunque desconocemos el proceso real de negociación, el resultado ha sido que “la Comisión Europea ha acabando aceptando el 71 % de las peticiones del anterior equipo de Fomento para el Corredor Atlántico (1.313 km) y 0 % para el Mediterráneo”.

Importancia del sector Sagunt-Zaragoza

En cambio, ha denunciado el secretario autonómico, “el sector Sagunt-Zaragoza supera en PIB y población a los restantes sectores propuestos, incluidos y aceptados por la Comisión”. “Algunos de ellos no alcanzan ni un tercio de la potencia demográfica y productiva del de Sagunt y lo mismo ocurre con el València-Madrid (La Encina-Alcázar de San Juan), tramo que sirve a la mayor concentración de PIB de España en una radio de 400 km”.

Además, el tráfico portuario asociado al sector Zaragoza-Sagunt “supera en tres veces a cualquiera de los otros incluidos, en algunos casos concretos, el tráfico de contenedores de València supera en 40 veces el de puertos que sí se han visto incluidos -junto a su eje prioritario-, en la propuesta. Todos los puertos atlánticos que han entrado en la propuesta sólo alcanzan el 20 % del tráfico de los valencianos”.

Por otra parte, ha apuntado Boira, “el triángulo Valencia-Barcelona-Madrid es un “vacío” territorial puesto que ningún corredor específico lo atraviesa, además las únicas conexiones que no disponen de Alta Velocidad son la Valencia-Barcelona y la València-Zaragoza”.

A todo esto se une que el tramo València-Madrid-Sines y el Sagunto-Zaragoza-Bilbao podría beneficiarse de configurarse -dentro de la nueva política de defensa europea-, como ejes susceptibles de actuar de sustitución estratégica del cuello de botella del estrecho de Gibraltar, permitiendo contactos Atlántico-Mediterráneo con mayor facilidad.

También, ha puntualizado el secretario autonómico que “los tramos Sagunt-Zaragoza y La Encina-Alcázar de San Juan cumplen seis de los ocho criterios que la Comisión Europea reconoce óptimos para ser incorporados a la ampliación de Corredores ya que los dos restantes son de imposible cumplimiento porque hacen referencia a criterios transfronterizos”.

Otro de los puntos destacables del informe es que “para posibilitar la conexión de mercancías entre València y Madrid en ancho UIC (en un futuro) sería sólo necesario incluir el tramo la Encina-Alcázar de San Juan (209 km)” ha subrayado Boira que ha añadido que “el puerto de València es el único en España que concentra, en un radio de 400 km, más de la mitad del PIB español”.

Igualmente, ha resaltado que la población beneficiada por la inclusión de los ejes Madrid-València y Sagunt-Zaragoza (en un radio de 5, 15 y 30 km) duplica a la que contienen otros ejes sí considerados, en definitiva, “los perjuicios económicos y financieros de la no inclusión de los tramos Sagunt-Zaragoza y La Encina-Alcázar de San Juan pueden llegar a representar acceder a un fondo específico 22 veces menor que si pertenecieran a uno de los Corredores, como estimamos debería ser”, ha concluido.