La vicepresidenta, Carmen Calvo, dirigirá personalmente el operativo, e instituciones como la Diputación y el Ayuntamiento de Alicante ofrecen ayuda

 

La operación acogida en marcha. Tras la decisión del gobierno central, ayuntamiento y Generalitat de ser puerto de acogida del Aquarius, las instituciones se pusieron a trabajar rápidamente para tener todo el dispositivo preparado para el próximo viernes, fecha prevista para de la llegada de los 629 inmigrantes del Aquarius.

El dispositivo está coordinado personalmente por la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, que ha anunciado su intención de dirigirlo personalmente desde Valencia, justificando que, con la decisión adoptada, “España está cumpliendo con sus obligaciones internacionales“. A su juicio, “la obligación fundamental de un Estado democrático no solamente es cumplir estrictamente con el Estado de derecho, es también cumplir en el espacio internacional con sus obligaciones seriamente”.

Calvo ha asegurado que con esta decisión no solo se ha transmitido “una imagen de nuestro país impecable”, sino que también se ha reflejado “el espíritu solidario que los hombres y las mujeres de este país tenemos”, y ha asegurado que fue “una decisión para que, desde Europa y como parte de Europa, quedara claro un mensaje en una crisis humanitaria donde, representando a todos los españoles y españolas, no podíamos permanecer impasibles”.

Primera reunión: de los 629 inmigrantes, 123 menores

Desde el Consell ya se han puesto en marcha con el dispositivo y la consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo, ha presidido una reunión con todos los operadores jurídicos de València para coordinar la asistencia jurídica y legal a la que tienen derecho las 629 personas náufragas norteafricanas que están a bordo del buque Aquarius, de los que 123 serán menores, que probablemente se queden en Valencia, mientras que los adultos serán repartidos por otras ciudades.

También se ha reunido la Comisión Mixta de Atención y Acogida a Personas Refugiadas y Desplazadas, presidida por la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, que ha acordado fijar la base de operaciones en la antigua base del Alinghi, que ha sido ofrecido por el Consorcio Valencia 2007, y que cuenta con una superficie de 1.700 metros cuadrados, que ya se ha limpiado, revisado y acondicionado para la llegada de estas personas, que desembarcarán en La Marina del Puerto de Valencia.

Una de las primeras acciones que se ha realizarán, según la directora del Instituto de Medicina Legal, Elvira Garrido, serán  las pruebas médicas para determinar la edad de una persona aunque se necesitará un refuerzo de medios humanos, especialmente en traductores y personal administrativo. También la Fiscalía de Menores ha solicitado más personal administrativo ante el previsible aumento de trabajo que va a suponer la identificación de estos menores para proceder a su tutela y protección.

Durante la Comisión Mixta de Atención y Acogida a Personas Refugiadas y Desplazadas, ha abordado las necesidades de los primeros días y los recursos de los que se disponen, y se ha establecido la hoja de ruta para la acogida, que comenzará con la llegada de las personas migrantes por el puerto de València, desde donde está previsto que, en función de sus circunstancias, se les traslade a distintos recursos.

Así, las mujeres embarazadas, junto con aquellas personas que requieran de una mayor atención sanitaria, serán desplazadas a un centro hospitalario, mientras que al resto se les dará atención específica en función de si son personas menores de edad no acompañadas, familias que viajan con niños y/o niñas o personas adultas.

Por su parte, Cruz Roja será la encargada de preparar el dispositivo de primera acogida, en el que además, de personal sanitario, participarán profesionales de la psicología con especialización que aplicarán un protocolo de atención tanto para tratar los problemas de salud mental que puedan tener las personas menores de edad como para las personas adultas, como consecuencia de la situación vivida. Asimismo, habrá personal de los centros Mujer 24 horas, de las Oficinas de Víctimas del Delito y de la Fundación Cavas, que atenderán a las mujeres que hayan podido ser víctimas de agresiones sexuales.

Apoyo de la Diputación y del Ayuntamiento de Alicante

Aunque desde la dirección nacional del PP algún dirigente ha criticado la decisión adoptada por el gobierno central alertando del posible efecto llamada, no ha sucedido lo mismo por las instituciones gobernadas por los populares. Así, la Diputación de Alicante ha mostrado su solidaridad y predisposición a colaborar en todas las acciones necesarias para atender a los inmigrantes y refugiados que lleguen a la costa española a bordo del buque Aquarius. En este sentido,   ha ofrecido las instalaciones del Hogar Provincial como sede temporal de acogida de estas personas y ha anunciado que, además, está estudiando la posibilidad de ubicarles en otros de sus centros dependientes de atención social.

Asimismo, la Diputación de Alicante ha avanzado que trabajará junto a las administraciones públicas pertinentes con el fin de establecer un protocolo de actuación que permita canalizar esta ayuda humanitaria de forma eficaz y urgente.

El equipo de gobierno provincial, que dirige César Sánchez, ha manifestado su intención de colaborar en todas aquellas acciones que contribuyan a ayudar a estas personas que llegan al país en una situación de desamparo y desprotección.

Esta acción humanitaria se enmarca en la política social que desarrolla la Diputación de Alicante a través de centros como el Hogar Provincial que, año tras año, ofrece sus dependencias para la acogida y atención temporal de los colectivos más vulnerables de la sociedad.

De igual manera, ha sucedido con el ayuntamiento de Alicante, que ha ofrecido también su apoyo para poder colaborar con la acogida de inmigrantes del barco Aquarius, señalando que está a la espera de que la Generalitat realice una propuesta de las necesidades que Alicante debe asumir y ha mantenido también conversaciones con la Diputación para estudiar las posibilidades de ocupación del hogar provincial, así como con Cruz Roja para ampliar el convenio ya existente.

La portavoz del equipo de gobierno, Mari Carmen de España, ha destacado que “nos ofrecemos como Ayuntamiento a la espera de recibir indicaciones con lo que la Generalitat estime que debe integrarse en nuestra ciudad, por lo que estamos trabajando para responder ante una propuesta de necesidades a cubrir como ciudad, junto con los municipios que se hayan ofrecido y según las características de cada destino”.

De España ha destacado que “también hemos tenido conversaciones con Cruz Roja puesto que tenemos un convenio con ellos, para ver la posibilidad de ampliarlo y así albergar las máximas personas que se puedan”.

“Nosotros tenemos las puertas abiertas para poder colaborar con este asunto”, ha concluido de España.