Desde la actual dirección de Génova se articula otra candidatura con Ana Pastor al frente, mientras que el ex ministro García Margallo impulsa un grupo para la regeneración del PP

 

Algo se mueve en el PP. Tras años de inmovilismo parece que ya no servirán candidaturas promovidas desde los cuadros. Al menos, eso se desprende de los movimientos que están produciéndose en la organización popular en los últimos días. Es el caso de las reuniones que están manteniendo un grupo militantes de base, con tradición en el partido, cansados de la falta de democracia interna, y que han decidido dar un paso hacia adelante frente a la dirección de Génova y presentar una candidatura alternativa desde abajo con el ex presidente de Nuevas Generaciones de la Comunitat Valenciana, José Luis Bayo, al frente.

Se trata de una candidatura integrada por un grupo amplio de militantes de Castilla-La Mancha, Baleares, Madrid, Andalucía, Cantrabria y Comunitat Valenciana “cansados de la falta de democracia interna que considera que existe una parte del partido que ha sido totalmente obviada hasta ahora por parte de una dirección que trata de mantenerse en los cuadros de mando a cualquier precio”, según explica a nuestros compañeros de Mediterráneo Press, el propio Bayo, que anuncia que el suyo se trata de “un proyecto de los militantes, sólido y con aire fresco”.

En este sentido, está convencido de tener “suficientes apoyos”, pues, “a mí se me ha hecho llegar mucho apoyo”, y espera un “efecto dominó de adhesiones” a esta candidatura en cuanto se haga pública su presentación.

Bayo entiende que el partido “requiere una verdadera regeneración” y no “un reparto de carguitos como parece que puede suceder”. En su opinión, “dada la situación y la oportunidad, creemos que deben ser las bases quienes tomen las decisiones y no los cuadros de mando”.

Desde este grupo de militantes se entiende que “la  mejor opción sería retrasar el congreso a septiembre “para poder hacer una campaña de dos meses, ya que “me parece absurdo, el partido necesita una profunda reflexión y las prisas no son buenas acompañantes“, por lo que ha instado a “hablar y poner soluciones a las crisis internas del PP”.

Otras candidaturas: Pastor y García Margallo

Mientras desde las bases se organiza esta candidatura con el valenciano José Luis Bayo al frente, desde la cúpula de Génova se trataba de lanzar una candidatura desde arriba que garantizada la continuidad de los actuales cuadros directivos populares.

Dicha candidatura, según fuentes populares consultadas por nuestros compañeros de Mediterráneo Press, estaría presidida por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y que trataría de sumar a todos, es decir, tanto a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y a la ex vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría, que sería la líder de la oposición, y donde se daría tiempo al presidente gallego, Alberto Nuñez Feijoó, para articular su sucesión en su comunidad antes de dar el salto a la candidatura electoral del PP en las elecciones generales.

Pero, hay otras candidaturas populares alternativas, entre ellas, la lanzada por un grupo de militantes en torno al ex ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que hace unas horas ha lanzado una cuenta de twitter @margallopp para apoyar su candidatura a la presidencia del PP, y que también pretende ir contra la oficialista lanzada desde la dirección nacional de Génova. En dicha cuenta se pueden ver fotos del ex ministro con Obama, y frases como “tenemos un buen proyecto, un gran país y, sobre todo, un buen equipo, que son los 8 millones de votantes del Partido Popular”.

Dicho grupo, según aparece en la cuenta, “creemos firmemente que el cambio de líder tiene que ir de la mano con un cambio de discurso. Tenemos que volver a ser atractivos para nuestro electorado”.

Al parecer este grupo ha mantenido diversas reuniones de trabajo en Madrid y Alicante con históricos dirigentes populares de cara a articular un grupo amplio de consenso que trate de generar y lanzar puentes al estilo de la antigua coalición popular de los años 80 y buscar en un futuro una alianza con la otra fuerza de centro derecha como sería Ciudadanos que, a su juicio, “es quien ahora tiene los votos”. Desde esta candidatura se apuesta por separar totalmente del PP a los actuales cuadros directivos en muchas de las direcciones del partido.