El ministro ahora deberá materializar ese compromiso con inversiones y acciones que agilicen las actuaciones en dicha infraestructura

 

Encuentro histórico en el Palau entre dos de los hombres fuertes del socialismo valenciano, el ministro de Fomento, y secretario federal de organización, José Luis Ábalos, y el president de la Generalitat, y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, para abordar las grandes infraestructuras pendientes de la Comunitat. Y la cita, en parte, no defraudó, pues, Ábalos cumplió con el guión pre-establecido y se comprometió a “valencianizar” el Corredor Mediterráneo, pero sin un trato de favor por su condición de habitantes de la comunidad.

Esa valencianización del Corredor Mediterráneo, según el ministro, pasa por dotar a la Comunitat del liderazgo del proyecto, y se plasmará en el nombramiento del nuevo comisionado que gestionará la ejecución del mismo, en sustitución del catalán, Juan Barrios, designado por el anterior gobierno central, si bien, no desveló el nombre.

Dicha figura debe ser quien se encargue de gestionar y priorizar las actuaciones en la infraestructura, por ello, es importante que sea valenciano, en un contexto de escasos recursos, como reconoció el ministro, y donde se comprometió “a mantener el calendario de obras del Corredor Mediterráneo”, de manera que todo lo que “estaba previsto y programado y no sea una insensatez, seguirá los plazos tal y como estaban”. Eso sí, ahora tendrá la patata más caliente ejecutar ese compromiso priorizando aquellas inversiones y acciones que permitan actualizar dicha infraestructura, algo como han hecho todos los ministros y secretarios de estado de Fomento, como reconocía el propio Ábalos, al referirse a una inauguración de la época de Rodríguez Zapatero, y que dejó cerrada un secretario de estado aragonés. Ahora, como reconoció en su día el empresario Vicente Boluda quien lo tiene que demostrar es el ministro valenciano.

Ábalos dejó titulares en este sentido en el Palau al calificar el Corredor Mediterráneo como “un proyecto de España que beneficia a todo el estado y no sólo a la Comunitat Valenciana”, si bien, advirtió que “no habría trato de favor sino el trato justo que le toca”, y a este respecto, explicó que “es justo que se priorice” esta infraestructura. Así, aseguró “ser consciente del agravio” hacia la autonomía pero aseguró que no dará ningún trato de favor a esta comunidad sino que trabajará para lograr “un tratamiento de justicia”.

Respecto a la exclusión del mapa de redes de transporte prioritarias transeuropeas de la conexión del Corredor Mediterráneo con los ejes atlántico y cantábrico, que deja aislado al puerto de Valencia de una de la plataforma logística aragonesa, una de las de mayor tráfico de España, Ábalos indicó haber “quedado perplejo por la noticia”, y ha avanzado su compromiso por reconducir la situación. Así, ha anunciado que el día 10 de julio tiene previsto reunirse  en Madrid con la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, “y voy a plantearle la inclusión de estas conexiones; las vamos a pelear”,  al menos, incluirlas como redes prioritarias, con independencia de la financiación.

De igual manera, se ha referido además a una cumbre entre Francia, Portugal, España y la Comisión Europea, que tiene previsto celebrarse antes de agosto, para tratar el transporte por carretera y las conexiones ferroviarias, ya que sin la continuidad de redes a través del territorio francés tanto España como Portugal permanecen aisladas del resto de Europa.

Con el propósito de dar más fluidez al diálogo de la Generalitat y Fomento, está prevista la creación de una comisión mixta donde se tratarán las cuestiones relacionadas con el Corredor Mediterráneo y el resto de infraestructuras. También hay prevista otra relacionada con la próxima liberación del peaje de la AP-7 y la creada para tratar el servicio de Cercanías ferroviarias, que no se ha reunido hasta la fecha.

Sobre la retirada de recursos del Estado contra las leyes autonómicas de Medidas Sociales de la Vivienda y la ley del Taxi, Ábalos  ha manifestado: “cuenten con nuestra sensibilidad pero poco más podemos adelantar ahora”.

Medidas transitorias en financiación

En cuanto a la renovación del modelo de financiación autonómica, que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aplazó hasta 2020, el ministro de Fomento ha asegurado que en la comisión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat “se pondrán en marcha medidas transitorias hasta que pueda aprobarse un nuevo modelo“.

Sensibilidad el nuevo Gobierno

Por su parte, el president de la Generalitat, Ximo Puig, que ha agradecido la “sensibilidad” del ministro respecto a las reivindicaciones valencianas, le ha entregado a Ábalos la Agenda Valenciana de Infraestructuras y ha anunciado que se establecerá una comisión mixta entre el Ministerio de Fomento y la Generalitat para “establecer una dinámica de cooperación, de colaboración y de trabajo conjunto”.

Según Puig, se trata de “un espacio permanente de encuentro” para “sumar las distintas visiones” de ambas administraciones, con el objetivo de conseguir mejorar la movilidad de los ciudadanos y la capacidad de las empresas para competir.

En este sentido, ha destacado que es necesario “reconstruir” un encaje “adecuado” de las infraestructuras de la Comunitat Valenciana en España ya que, como ha recordado, el territorio valenciano cuenta con “una infrainversión histórica“, que, sumada a la infrafinanciación, supone una pérdida de 2.500 millones de euros anuales.